Nuevas recetas

Un hallazgo raro en la ciudad de Nueva York

Un hallazgo raro en la ciudad de Nueva York

Entrar en RARO e inmediatamente te saludan felices meseros veinteañeros con sonrisas y bromas cordiales. En el comedor, platos de jugosas hamburguesas flotaban alrededor de este comedor de tipo multiplex, los olores de carne flotantes eran tentadores y no se podía anticipar la inminente matanza de una buena hamburguesa. La decoración era algo bárbara, pero genial. Palos afilados que sobresalen de las paredes, una extraña estructura de hierro fundido en forma de brújula que cuelga sobre las escaleras, motivos de alambre de púas colgando sobre su cabeza en las lámparas y las columnas que están estratégicamente tachonadas alrededor del vasto comedor: este es sin duda el escenario para una experiencia de hamburguesa RARA.

El escenario emula el acto: como al romper una hamburguesa carnosa y carnosa, la habitación se siente algo mazmorra o incluso masoquista; una sensación de carnívoro cavernícola comiendo y comiendo hasta que todo se extingue. Los jugadores de este restaurante son el personal: te hacen sentir cálido y sin vergüenza de que tus manos y mejillas estén cubiertas de jugos de hamburguesa mientras atacas a la bestia. Sus ojos están hacia adelante, los codos doblados; adaptará estas técnicas, ya sea que se dé cuenta o no, mientras come una hamburguesa RARA. Su enfoque, inquietantemente, bocado tras bocado, puede centrarse en una pieza de figura similar a un caldero en el área de la planta baja. Es un sitio desalentador. Sin saber qué era, le pregunté al servidor. "Está ocultando la estación del servidor", respondió.

Por el contrario, la experiencia de arriba está plagada de hermosas maderas enrejadas y una sutil iluminación cenital. Un vasto grupo de ámbar prepara la escena, abatido por los bebedores de día experimentados y los huéspedes del hotel vecino. Un mensaje para los comensales está grabado salvaje pero apropiadamente en la pared: una serie de cuchillos afilados para carne enterrados en la pared deletreando la palabra "COMER" ... y eso es justo lo que harás aquí.

RARE es una creación de Douglas Boxer, un aficionado a las hamburguesas clásicas que comprende la verdadera historia de este humilde sándwich estadounidense. Boxer cree que no se puede vivir solo de hamburguesas. Es por eso que RARE tiene el montículo más gigantesco de papas fritas (batata y gofre) jamás conocido por el hombre para acompañar su delicia carnosa. Incluso hay una versión vegetariana; es una losa terrosa de hongos portobello rellenos de cremoso queso de cabra y tomates secados al sol, ¿y si eso no es suficiente? Está flameado en el escalón más alto de aguas marrones: Maker's Mark.

Me acomodo en esta hamburguesa de exceso y amor y espero ansiosamente la llegada de una experiencia de hamburguesa decadente. Hay mucho para elegir aquí. ¿Debo ir clásico o M&M o un homenaje a la primera hamburguesa en Estados Unidos, Almuerzo de Louis, ¿una mezcla secreta de empanada mojada en tostadas blancas crujientes y untada con queso cheddar fuerte? Y al igual que el original de New Haven, ni siquiera pienses en pedir salsa de tomate.

Por mucho que pensé en recrear mi experiencia Louis 'Lunch, opté por algunas de las ofertas originales de RARE. Obtuve el clásico, un goliat de carne de res de las granjas de carne orgánica de Dakota: está casado con sus ingredientes típicos, excepto por la sustitución de una deliciosa rodaja de tomate amarillo. El primer bocado fue húmedo; esos condimentos y frescura realmente salieron en la carne. Estaba lleno de sabor, al igual que la hamburguesa y los aderezos, un esguince de mano definitivo. A continuación, tuve que incorporar la madre de todos los condimentos ... ¿puedes adivinar? Sí, tocino. El M&M, como su contraparte vegetariana, se rocía con Maker's Mark y se sirve con cebollas dulces caramelizadas, queso cheddar fuerte y gruesas rebanadas de tocino ahumado Applewood del tamaño de una manta: ¡Porkalicious!

¿Podemos hablar de patatas fritas? Boxer (como mencioné antes) sintió la necesidad de sofocar a sus clientes con esa guarnición de papa crujiente. Excepto que esto se parece más a una comida que a un acompañamiento. Una torre de todo tipo de papas fritas viene junto a la mesa con tres excelentes salsas para mojar. Si todo esto no es suficiente sabor, pruebe algunos de los aderezos de las hamburguesas, como mantequilla de trufa, jalapeños fritos, tocino canadiense, jamón serrano y un huevo frito, por nombrar algunos. RARE es un hallazgo poco común en Nueva York; al principio era escéptico, pero la hamburguesa definitivamente entregada, y debo decir, fue una de mis favoritas que he tenido en mi búsqueda de la mejor hamburguesa.


El impresionante Le Pavillon de Daniel Boulud, centrado en el marisco, aterriza en Midtown y más vacantes

Más de un año después de la pandemia de coronavirus, los restaurantes de la ciudad continúan avanzando con las aperturas, a veces porque sus conceptos podrían adaptarse para llevar y entregar, pero más a menudo porque sus propietarios no vieron otra opción que seguir adelante. Desde el 16 de marzo de 2020, cuando el estado cerró temporalmente el comedor interior, cientos de nuevos restaurantes han abierto sus puertas, incluidos lugares de comida vegana para el alma, birrierias tradicionales, taquerías al estilo Austin y más.

Aquí hay un resumen de los restaurantes y bares que abrieron en mayo. Esta lista se actualizará semanalmente. Si hay una vacante en su vecindario que nos hemos perdido, avísenos a [email protected]

20 de mayo

Dumbo: El equipo de marido y mujer de Patrick Lin y Ly Nguyen tuvo un éxito en sus manos cuando abrieron Em Vietnamese Kitchen en Bensonhurst con elogios de la crítica. Después de casi dos años de retrasos, la pareja finalmente abrió Em Bistro vietnamita, donde se enfocan en las comidas nocturnas, principalmente platos de mariscos llamados "oc" en vietnamita, populares en Saigón. 57 Front Street, cerca de York Street

East Village: El autómata en Tienda de bolas de masa hervida de Brooklyn Según se informa, puede vender 30.000 bolas de masa, incluidas versiones extravagantes como la sopa de cebolla francesa y el filete de queso Philly, por hora. 131 First Avenue, en St. Marks Place

East Village: Ravi DeRossi de Overthrow Hospitality agrega otro restaurante a su imperio de East Village esta semana con la apertura de Club de refrescos, un lugar italiano vegano dirigido por la chef Amira Gharib con un bar de vinos naturales dirigido por el director de vinos Drew Brady. El lanzamiento marca la tercera apertura de DeRossi este año, informa EV Grieve. 155 Avenue B, en East 10th Street

East Village: Los burritos de California, las versiones rellenas de papas fritas y frijoles refritos más comunes en San Diego, finalmente reciben su merecido Burrito Eléctrico. Un equipo de Mister Paradise, un popular bar de cócteles a la vuelta de la esquina, sirve casi una docena de opciones en este lugar para llevar. 81 St. Marks Place, cerca de First Avenue

Parque del río Hudson: Nueva York ya tiene barcos que sirven ostras y rollos de langosta. Para tacos, echa un vistazo Cantina La Barca. El chef Gil Martínez está cocinando platos para compartir inspirados en la comida callejera mexicana para complementar los cócteles a base de tequila y mezcal, todo servido en un bote de tres pisos. Muelle 81, en 41st Street y 12th Avenue

Centro de la ciudad: El restaurante más ambicioso en años del chef Daniel Boulud, galardonado con una estrella Michelin, ya está abierto en One Vanderbilt. Le Pavillon, que es el mismo nombre que el venerado restaurante francés de la ciudad que cerró en 1971, se centra en gran medida en los mariscos de la costa este. Su opulento comedor cuenta con techos altos y está lleno de plantas vivas en lo que es el segundo edificio comercial más alto de Nueva York. One Vanderbilt Avenue, en East 42nd Street

Centro de la ciudad: Del equipo detrás de Sola Pasta Bar de Soho, el rápido informal Llámame Pasta ahora está abierto en un salón de comidas Urbanspace que sirve porciones personalizables de platos clásicos de pasta italiana. 152 West 52nd Street, entre las avenidas Sexta y Séptima

Noho: El restaurador Gabe Stulman ha convertido a The Jones en Jolene, un guiño a la canción icónica de Dolly Parton y un homenaje al relajado bistró estadounidense. Los huéspedes pueden pasar el rato aquí y beber como en un bar de vinos y, si lo desean, pedir comida: piense en arancini, tartar de cordero, remolacha marinada con labneh y filetes fritos picados. 54 Great Jones Street, entre Bowery y Lafayette Street

Jardines de Prospect Lefferts: El aclamado sommelier André Mack ha convertido silenciosamente este vecindario de Brooklyn en un destino culinario, primero con una tienda de vinos curada y luego un bar de jamón. Su último, sinsonte, se especializa en tacos de desayuno. 469 Rogers Avenue, entre Lincoln Road y Maple Street

Times Square: La popular cadena de yogur helado 16 manijas abrió su primera ubicación en Times Square el 20 de mayo con su lista rotativa habitual de 16 sabores. Esta ubicación cuenta con un entrepiso interior y asientos en la acera. 732 Seventh Avenue, entre las calles 48 y 49

Plaza de la Unión: El chef Gabriele Lamonaca ha transformado su negocio de trueque de pizzas nacido de la pandemia Pizza irregular en una tienda permanente cerca de Union Square. Encuentra más de una docena de pizzas cuadradas de estilo romano diferentes, incluidas las exclusivas rodajas de Lamonaco con burrata entera colocada encima, en la tienda pintada en colores pastel, además de bebidas caseras de albahaca limón, melocotón, jengibre y cúrcuma naranja. 135 Fourth Avenue, entre las calles East 13th y 14th

Williamsburg: Los dueños de Colonia Verde lanzaron Tacos Disco como un camión de comida el año pasado y ahora han encontrado un espacio físico para un menú repleto de tacos, maíz mexicano a la parrilla y, por supuesto, papas fritas disco. Como corresponde a su dirección de Brooklyn, también hay un enfoque en el vino natural junto con las margaritas y mezcales habituales. 80 North Sixth Street, entre las avenidas Kent y Wythe

Williamsburg: Cocina india de Atithi abrió en abril, según Bklyner, y vende favoritos como saag paneer, pakora y pollo tikka masala. 159 Grand Street, entre Bedford Avenue y Berry Street

West Village: El pilar del vecindario Daddy-O, que cerró después de casi 20 años en el negocio, es ahora el hogar de Bandidos. Den Hospitality (Borrachito y The Garret Bars) reemplazó el ambiente del bar de buceo con un bar más exclusivo que sirve riffs de los favoritos de los restaurantes y charcuterías estadounidenses, que incluyen hot dogs fritos, bistec y tots, y una ensalada de cuña con tocino de arce. 44 Bedford Street, en Leroy Street

Mayo 13

Chelsea: Restaurante italiano Hell's Kitchen con décadas de antigüedad Puttanesca se dirige al centro este mes con una nueva ubicación en Chelsea. Abierto para comida para llevar, entrega a domicilio y cenas en el interior de miércoles a domingo. 202 Eighth Avenue, cerca de West 20th Street

Centro de Brooklyn: Capriotti, una cadena de restaurantes de Las Vegas conocida por sus cheesesteaks y sándwiches apilados, ha llegado a los cinco condados. 88 Livingston Street, entre Court Street y Boerum Place

East Village: Tienda de fideos de Yunnan Fideos de arroz San Shi está trayendo sus brochetas de carne y tazones de sopa de fideos de arroz al East Village. El restaurante, que también tiene una ubicación en Flushing, abrió a fines de la semana pasada, según el blog del vecindario EV Grieve. Abierto de martes a sábado. 118 Second Avenue, en la Seventh Street

East Village: El restaurador Ravi DeRossi está de regreso esta semana con la apertura de su tercer restaurante en dos meses. Su último, llamado Club de refrescos, es un bar de vinos naturales y un restaurante de pasta vegana del chef Amira Gharib. Solo sin cita previa. 155 Avenue B, entre las calles Novena y Décima

Koreatown: El propietario de los populares restaurantes de barbacoa Pocha32 y Gopchang Story de Koreatown ha abierto un tercer negocio en el vecindario, donde un nuevo corte de carne está ocupando un lugar central. Costilla No. 7 se especializa en oodae galbi, un plato de costillas que está circulando en Corea del Sur pero más raro en Nueva York, le dice el propietario Joung H. Lee a Eater a través de un traductor. A diferencia de LA galbi, un estilo común de costilla coreana popularizado en Los Ángeles, donde la carne se corta finamente y atraviesa el hueso, la oodae galbi se elabora con la carne que rodea la séptima costilla de la parrilla. "La séptima costilla es la costilla corta que se considera más tierna con el mejor marmoleado", explica Lee. Hay espacio para 120 comensales a plena capacidad. 32 West 33rd Street, entre las avenidas Quinta y Sexta

Midtown East: Pastrami, sándwiches de salsa francesa y otros alimentos básicos de delicatessen están en el menú en Cocina cómoda de Brent, un negocio de comida para llevar y entrega a domicilio que abrió sus puertas a fines de abril. Abierto de martes a domingo. 304 East 49th Street, cerca de Second Avenue

Pendiente del parque: Oita, un restaurante de sushi del Upper East Side que cerró durante esa pandemia, ahora está nuevamente abierto en esta nueva ubicación en Park Slope, según el Infatuation. Aquí, los chefs Ande Bae y Eugene Lee están sirviendo juegos de sushi de $ 36 junto con juegos de temaki para armar sus propios por menos de $ 40. 833 Union Street, cerca de la Séptima Avenida

Pendiente del parque: El influenciado por Sudáfrica Parrilla Peri Peri abrió una segunda ubicación en Park Slope el mes pasado, según Bklynr. El restaurante, que recibió un asentimiento del New York Times para su pollo peri peri ennegrecido, también tiene otra ubicación en Bed-Stuy en 235 Malcolm X Boulevard. 173 Cuarta Avenida, entre las calles Degraw y Sackett

Alturas de perspectiva: Tacos Rey David, proveedor de tacos de desayuno realmente buenos al estilo Austin, abrió su primera ubicación física esta semana. La empresa con carritos de comida en Prospect Park, el distrito financiero y Madison Square Park se está estableciendo en Prospect Heights. 611 Bergen Street, cerca de Vanderbilt Avenue

Soho: El bar más nuevo de Manhattan llegó a fines del mes pasado en forma de Rhum Café de Fats Duvall, un restaurante con más de 60 rones en su carta. El lugar proviene de los propietarios Jerry y Linda Atkins, quienes se inspiran en los bares de ron que frecuentaban en París, Francia, le dijo a Eater un portavoz del restaurante. Linda García, antes del Clover Club, está al frente de la barra. 286 Spring Street, entre las calles Hudson y Varick

6 de mayo

Jamaica: Queens tiene un nuevo restaurante de comida vegana para el alma esta semana en forma de Real Veggie Cafe. Desde un pequeño mostrador que solía ser un lugar de comida para el alma, alitas y pizzas, el chef Hulando Shaw ahora sirve macarrones con queso vegano, plátanos y coliflor frita en lugar de pollo frito. 106-13 Guy R Brewer Boulevard, cerca de Tuskegee Airmen Way

Enrojecimiento: Pastel de rueda Bearin, que alguna vez fue una fuente popular de pasteles de rueda al estilo taiwanés en Chinatown, ha regresado. La panadería, que anunció el cierre de su puesto de avanzada en Chinatown el verano pasado, ahora está operando en el mismo espacio en Flushing donde el original Joe's Steam Rice Roll todavía tiene un puesto. Al igual que en la ubicación original, el menú aquí incluye boba y batidos, pero los pasteles de rueda de la tienda son el atractivo. Algo parecido a un sándwich de helado, los pasteles se preparan colocando una masa fina de pastel alrededor de rellenos como frijoles rojos, taro, Oreos triturados y atún con pimienta negra. Tienen un precio de entre $ 3 y $ 3,50 cada uno. 136-21 Roosevelt Avenue, cerca de Main Street

Centro de la ciudad: Menos de un año después Angelina abrió su primer puesto de avanzada en EE. UU. cerca de Bryant Park, el famoso salón de té parisino se está diversificando con una segunda ubicación, un satélite de 15 asientos dentro de una tienda de bolsos de Longchamp. 645 Fifth Avenue, en 51st Street

Alturas de perspectiva: El menú del Thai Newcomer incluye albóndigas de siete verduras, huevos de codorniz fritos y costillas a la barbacoa ahumadas con té de jazmín. la mesa Nuaa, que abrió a lo largo de Vanderbilt Avenue en marzo. Abierto de 5 a 10 p.m. diario. 638 Bergen Street, en Vanderbilt Avenue

Alturas de perspectiva: Morgan's Barbecue permanece cerrado por ahora, pero mientras tanto, el propietario Matthew Glazier ha abierto un restaurante mexicano a dos cuadras. Cantina de Tiny sirve birria de res, pescado al pastor y tlayudas, un platillo de tortilla oaxaqueño que se asemeja a una "pizza mexicana" en el menú del restaurante. 229 Flatbush Avenue, entre las calles Bergen y Dean

Soho: George Mendes anunció el cierre de Aldea en febrero de 2020, diciendo en ese momento que necesitaba "tomar un descanso, recargar energías creativamente y reenfocarse". Más de un año después, el chef con estrella Michelin regresa con Veranda, un nuevo restaurante ubicado dentro del hotel ModernHaus. 23 Grand Street, entre Sixth Avenue y Thompson Street

Stuytown: Restaurante italiano West Village De romero ha traído sus pastas caseras a esta nueva ubicación en Stuytown. Hay 170 asientos en el interior a plena capacidad y otros 100 asientos en la acera del restaurante. 350 First Avenue, en East 20th Street

Tribeca: Compañía de galletas nocturnas Galletas Insomnio abrió su decimotercera ubicación en la ciudad esta semana. 125 Church Street, en Murray Street

Lado este superior: Restaurante italiano East Village Cacio e Pepe se dirige a la zona residencial esta semana con una segunda ubicación, según East Side Feed, un nuevo blog del vecindario del equipo detrás de I Love the Upper West Side. 1479 York Avenue, entre las calles 78 y 79

Williamsburg: Otra semana, otra birria. Tacos rojos de Alexa, una de las últimas incorporaciones a esta incipiente tendencia de tacos, parece haber abierto sus puertas en febrero. Los tacos del camión tienen un precio similar al de otros negocios de birria en la ciudad ($ 3 cada uno), con tazas pequeñas y grandes de consomé disponibles por $ 4 y $ 6, respectivamente. 241 Bedford Avenue, entre las calles North 3rd y 4th

Williamsburg: Un puesto de avanzada de Pizza de Roberta es la última empresa que se instala en Domino Park. La popular pizzería abrió sus puertas la semana pasada en la base del complejo de apartamentos One South First, uniendo ubicaciones de Oddfellows, Other Half Brewery y el lugar de brunch australiano Two Hands. 1 South First Street, en Kent Avenue


¿Bistec Delmonico, bistec de Kansas City o bistec de NY?

Como bistec independiente, más comúnmente se lo conoce como el filete de lomo de Nueva York, pero también se le puede llamar filete de solomillo de Nueva York, filete de Kansas City (con hueso) o filete de lomo de Kansas City, filete de contré, filete de tira bistec de lomo, bistec de hotel, bistec ambassador, bistec de solomillo club o, en algunas partes del mundo, simplemente bistec de solomillo. Además, la tira de Nueva York puede ser, o ha sido conocida, como el bistec Delmonico.

La conexión con Delmonico & # 8217s, el famoso asador y restaurante de Nueva York que abrió por primera vez en el Bajo Manhattan en la década de 1820 & # 8217, es probablemente la forma en que el corte ganó su apodo más famoso, el bife de lomo de Nueva York. Sin embargo, no está claro si un bistec Delmonico, o el bistec Delmonico original, es o alguna vez fue un bife de lomo superior o un bistec chuletón. La razón de la confusión probablemente se deba a que los asadores de todo el país buscan imitar los famosos bistecs de Delmonico, pero utilizan una variedad de cortes diferentes, pero igualmente tiernos y gruesos. Aquellos que han investigado la conexión de Delmonico y el bistec de lomo de Nueva York, se refieren a que el corte también se llama bistec de club, una referencia a los primeros días del restaurante como uno de los primeros clubes de restaurantes estadounidenses.

Por enrevesado que sea el historial de nombres del corte, una cosa no está sujeta a debate: los filetes de lomo de Nueva York requieren relativamente poca preparación y se pueden cocinar a un nivel que se derrita en la boca de manera deliciosa con bastante facilidad.


Los alimentos más extraños que puedes encontrar en la ciudad de Nueva York

Nos enseñaron desde el principio que algunas cosas están bien para comer y otras, no tanto. Se necesita un tipo particular de persona para mirar algunas de las cosas que se consideran "intocables" y decir: "Me pregunto a qué sabe eso". Se necesita aún más para que alguien decida usar un ingrediente verboten en la cocina gourmet, pero eso no ha impedido que algunos de los chefs de la ciudad de Nueva York incluyan algunos elementos bastante extraños en sus menús. Aquí tienes ocho de los alimentos más extraños que puedes encontrar (¡y probar!) En la Gran Manzana.

8. Taco de Chapulines

Si bien puede parecer extraño para los norteamericanos, hay muchos lugares en todo el mundo donde no es inusual encontrar insectos en el menú; son una fuente de proteína barata y mucho más ecológica que el ganado. No obstante, no es necesario viajar al otro lado del mundo para encontrar un restaurante que sirva bichos: Toloache, un restaurante tradicional mexicano en Nueva York, usa saltamontes en sus tacos de chapulines. Los clientes dicen que ni siquiera notará el sabor que los insectos agregan al plato, pero no mucho más. Con el chef Julián Medina detrás de escena en Toloache e inspirado en la cocina casera mexicana tradicional, sabes que incluso si los tacos de chapulines son extraños, seguirán siendo sabrosos. En un momento, Antojeria La Popular ofreció un taco de cricket, pero ese restaurante ya ha cerrado.

Foto de: William Neuheisel a través de Wikimedia Commons

7. Rosquilla de foie gras

Nueva York parece estar teniendo una historia de amor con el tan difamado foie gras. Pero el foie gras no es solo algo que se encuentra en el menú de aperitivos de un restaurante exclusivo de la Gran Manzana. No, los restauradores están experimentando con esta comida de formas nuevas y extrañas. Tome Oddfellows, conocido por sus sabores de helados extraños e innovadores, que cuenta con un helado de foie gras en su menú. En Do or Die en Brooklyn, puedes probar una rosquilla de foie gras: el rico sabor del pato se combina con la masa frita y azucarada de la rosquilla para crear una experiencia de postre extraña pero única, una que, hasta ahora, solo está disponible. en la Gran Manzana. Es posible que este experimento no siga los pasos del cronut y se convierta en una sensación, pero solo el tiempo lo dirá.

Foto de: Krista vía Flickr

6. Cabeza de cerdo

La cabeza de cerdo no es exactamente algo que esperas ver en cualquier lugar fuera de un asado de cerdo, pero últimamente ha estado apareciendo en los menús de algunos restaurantes de la Gran Manzana. Originalmente ofrecido en la ubicación ahora cerrada de Fatty ‘Cue en Williamsburg, donde se servía media cabeza de cerdo a los comensales aventureros, el chef Ilan Hall ha continuado la tradición en The Gorbals en Williamsburg. Chef Hall ofrece la cabeza de cerdo entera en un plato de autor, basándose en aderezos de temporada, una experiencia en Londres y su propio ingenio. También hay lugares en el barrio chino de Nueva York que supuestamente ofrecen cabeza de cerdo como elemento del menú, pero es probable que la encarnación de The Gorbals atraiga a los comensales que buscan una experiencia gastronómica única. Dado el proceso de estofado de 18 horas, la carne es suave como la mantequilla; es más la presentación lo que le da a este plato la reputación de ser un alimento "extraño".

Foto de: Lauren Lancaster vía The New Yorker

5. Gachas de rana

Las gachas de rana pueden no parecer tan extrañas para quienes están familiarizados con la cocina china, o incluso para alguien que ha pasado mucho tiempo en Singapur, donde el plato a menudo forma parte de los menús de comida callejera. Pero en Nueva York, es mucho más raro encontrar platos que utilicen la rana como ingrediente, algunos de nosotros podríamos pensar en la cocina francesa, donde las ancas de rana se consideran un manjar. En la cocina cantonesa, las ranas a veces se agregan al congee, la papilla de arroz espesa que es popular en muchas cocinas asiáticas. Cuando se sirve simple, el congee suele ser un acompañamiento, pero puede ser una comida por derecho propio cuando se agregan los condimentos adecuados. Busque gachas de rana en los restaurantes de Chinatown de Nueva York, junto con otras variaciones del congee tradicional que pueden parecer un poco fuera de lo común.

Foto de: Charles Haynes vía Flickr

4. Sándwich de lengua

Carnegie Deli abrió en 1937, junto al Carnegie Hall. Se le ha llamado la tienda de delicatessen más famosa de los EE. UU. Parte de la reputación de la tienda de delicatessen proviene de sus camareros hoscos y su lema: si puedes terminar tu comida, han hecho algo mal. Entre el menú clásico de delicatessen, que sigue las tradiciones del Viejo Mundo, puede encontrar un sándwich de lengua de res. La lengua también aparece en otros sándwiches: se puede encontrar una entrada de lengua y huevo en el menú, junto con el combo "Tongues for the Memories", que incluye lengua, carne en conserva y queso suizo servido con ensalada de col y aderezo ruso. Incluso hay una fuente de embutidos y una fuente caliente con lengua como pieza central. Si bien la lengua puede parecernos extraña hoy en día, se ha utilizado en muchas cocinas, a menudo como un manjar.

Foto de: Jason Lam vía Flickr

3. Conejillo de Indias

Dirígete a Urubamba en Queens y encontrarás una entrada bastante extraña en el menú: conejillo de indias. Mientras que la mayoría de los norteamericanos piensan en los conejillos de indias como mascotas, en su América del Sur natal, los roedores peludos son en realidad parte de la cocina tradicional y se consideran una alternativa ecológica al ganado. El conejillo de indias asado es parte de la cocina tradicional peruana, y los restaurantes sudamericanos en Nueva York, incluido Urabamba, han obtenido su stock de Perú para darles a los neoyorquinos una muestra de los auténticos sabores sudamericanos. El conejillo de indias parece estar ganando popularidad en Nueva York, por lo que quizás esta comida "extraña" no parezca demasiado extraña en los próximos años. Mientras tanto, todavía parece un poco extraño ver a una criatura que mantendríamos como acompañante servida para la cena.

2. Crema de cerebro de ternera

Mezcla queso azul y mantequilla con cerebro de ternera y obtienes crema de cerebro de ternera, que se sirve en un tubo en el restaurante Takashi de Nueva York. A los comensales se les presenta blini y caviar para disfrutar con la pasta, exprimir un poco sobre un blini y cubrir con caviar. Takashi es una fusión de sabores coreanos y delicadeza japonesa, una creación del Chef Takashi, y se centra en la carne de res, ternera y más carne de res. El restaurante es conocido por utilizar todas las partes del animal, incluso los cortes menos sabrosos, para crear platos gourmet. La crema para cerebros de ternera es una de esas extrañas concoturas; es probable que sea bueno que el plato venga en un pequeño tubo blanco sin marcar. A menudo, cuanto menos reconocible es nuestra comida, menos repugnante parece. Si bien la crema de cerebro de ternera apenas suena apetitosa, la presentación y el sabor probablemente influirán en las opiniones de muchos comensales.

Foto de: Yakiniku Takashi

1. Helado de Golden Opulence

A primera vista, el Golden Opulence Sundae en el menú del restaurante Serendipity 3 puede no parecer tan extraño. Una segunda mirada a los ingredientes te dará una pausa: entre el cacao venezolano, los dulces importados de París y el caviar de postre hay 23 quilates de pan de oro comestible. El helado tiene un precio de $ 1,000 y el restaurante jura que venden al menos 1 por mes. No estamos seguros de si eso le habla a una cantidad de personas que sufren una variante de pica bastante sofisticada o a un subconjunto de personas que tienen tanto dinero que pueden permitirse literalmente comérselo, pero parece bastante extraño. A lo largo de la historia, la gente ha utilizado el oro como ingrediente en varias pociones para la belleza o para una vida más larga o incluso para curar dolencias particulares, pero estamos bastante seguros de que esta alquimia moderna solo lo aliviará del dinero que tanto le costó ganar.

Foto de: Serendipity 3


History on the Half-Shell: La historia de la ciudad de Nueva York y sus ostras por Carmen Nigro, Bibliotecaria de Investigación Administrativa, División Milstein de Historia de EE. UU., Historia Local y Genealogía, Edificio Stephen A. Schwarzman 2 de junio de 2011

Blue Points, Saddle Rocks, Rockaways, Lynnhavens, Cape Cods, Buzzard Bays, Cotuits, Shrewsburys, crudos en la media concha. Ostras fritas, pastel de ostras, empanadas de ostras, estofado de caja de ostras, Oysters Pompadour, Oysters Algonquin, Oysters a la Netherland, a la Newberg, a la Poulette, ostras asadas sobre tostadas, asadas con cáscara, servidas con salsa de cóctel, guisadas en leche o nata, frita con tocino, escalope, fricada y en escabeche. Si ha pasado algún tiempo transcribiendo para NYPL ¿Que hay en el menu? proyecto, has visto muchas formas de preparar este humilde bivalvo.

A algunos sorprende que las ostras sean protagonistas tan importantes en estos menús históricos, pero la ostra reinaba como la comida por excelencia de la ciudad de Nueva York mucho antes de que la pizza, los pretzels calientes, los bagels y los hot dogs fueran conocidos en nuestras costas incrustadas de mariscos. Cuando Henry Hudson navegó por primera vez en el río que algún día llevaría su nombre, la gente de Lenape llevaba mucho tiempo arrancando sus flexibles criaderos de ostras. La evidencia arqueológica recopilada de tremendos montículos de conchas de ostras llamados "basureros" indica que las ostras del puerto de Nueva York no solo eran abundantes, sino que eran mucho más grandes que las que conocemos hoy en día. Las conchas de ostras de puerto de estos basurales medían hasta 10 pulgadas, y los primeros viajeros europeos describen los mariscos como de aproximadamente un pie de largo 1.

En una historia completa de la ostra en Nueva York, La gran ostra, escribió el autor Mark Kurlansky, “la historia de la ostra de Nueva York es una historia de la propia Nueva York: su riqueza, su fuerza, su entusiasmo, su codicia, su consideración, su destructividad, su ceguera y, como cualquier neoyorquino hará decirte que es suciedad ". Fue la contaminación y la sobreexplotación lo que acabó con la industria de las ostras en Nueva York, una hazaña sorprendente considerando que el estuario inferior del Hudson alguna vez tuvo 350 millas cuadradas de criaderos de ostras y algunos biólogos estiman que el puerto de Nueva York contenía la mitad de las ostras del mundo. 2.

Oyster Stands In Fulton Market (1870) Aunque los holandeses estaban decepcionados de que las ostras del puerto no fueran productoras de perlas, reconocieron su abundancia y los colonos incluso llamaron a las islas Ellis y Liberty "Little Oyster Island" y "Great Oyster Island" debido a la extensión de las ostras. camas que los rodean. Pearl Street, una vez una carretera frente al mar, recibió su nombre de un basurero y más tarde incluso estaba pavimentada con conchas de ostra. Al principio de la historia de Nueva York, la ostra se hizo mundialmente conocida. Kurlansky explicó: “Antes del siglo XX, cuando la gente pensaba en Nueva York, pensaba en las ostras. Esto es lo que Nueva York era para el mundo: un gran puerto oceánico donde la gente comía suculentas ostras locales de su puerto. Los visitantes esperaban con ansias probarlos. Los neoyorquinos los comían constantemente. También los vendieron por millones ". También escribió: "La combinación de tener las mejores ostras del mundo en lo que se había convertido indiscutiblemente en el puerto más grande del mundo convirtió a la ciudad de Nueva York durante todo un siglo en la capital mundial de las ostras". 2 Charles Dickens, durante su estadía en Estados Unidos, fue uno de esos visitantes extranjeros que se propuso detenerse en las bodegas de ostras de la ciudad, que anunciaban “Ostras en todos los estilos” 3. Dickens incluso comentó sobre la “maravillosa cocina de ostras” en Nueva York 1.

Menú de 1898 de Delmonico's La bodega de ostras fue un restaurante omnipresente en Nueva York desde principios de la historia de la ciudad hasta el cierre de los criaderos de ostras. Downing's Oyster House, una célebre bodega de ostras de principios del siglo XIX, estaba ubicada en la esquina de las calles Broad y Wall. El propietario Thomas Downing era un hombre de negocios afroamericano (raro en los Estados Unidos antes de la Guerra Civil) que incluía su ocupación como "hombre de las ostras" en el directorio de la ciudad. Downing's Oyster House era muy conocido entre los ricos de la ciudad y, como resultado, el propio Downing se hizo famoso y acaudalado. The Oyster House no limitó sus ofertas a crudas, fritas y guisadas; el menú de Downing incluía ostras gratinadas, pastel de ostras, pescado con salsa de ostras, pescado con salsa de ostras y aves de corral rellenas de ostras 4. Delmonico's, fácilmente el restaurante de vanguardia de Nueva York y los francófilos en boga, marcó la tendencia de servir ostras crudas en media concha 2. También son responsables de la tendencia de menús llenos de mots français, muchos ejemplos de los cuales puede ver en la colección de menús.

Las ostras no se limitaban de ninguna manera a buenos restaurantes, o incluso a bodegas de ostras. La venta ambulante de ostras, junto con maíz caliente, maní y bollos, era parte del sistema regular de distribución de alimentos de Nueva York. While visiting New York in the 1790s, the Frenchman Moreau de St. Mery commented, “Americans have a passion for oysters, which they eat at all hours, even in the streets.” Oysters were regular fare at cheap eateries, and it was claimed that the very poorest New Yorkers “had no other subsistence than oysters and bread.” 1 Fortunately, oysters are nutritious—rich in protein, phosphorus, iodine, calcium, iron, and vitamins A, B, and C. 5

Oyster boat Nettie C. Powell at Fulton Street dock (1923)

An interesting specialty that also appeared on New York menus was terrapin. The terrapin, considered exotic even in an age when calf brains were regularly seen on menus, was “unique among turtles because it lives in the same brackish tidal waters as the clams and oysters upon which it feeds.” Later served in upper class restaurants with wine sauce or a la Maryland, terrapin was once served in taverns cooked in the style that the Lenape had used: roasted whole over an open fire 2 . Naturally, the terrapin disappeared off of menus when their own diet of New York harbor oysters became polluted.

Though the original oyster population was capable of filtering all of the the water in New York Harbor in a matter of days, it was not an unlimited resource. In 1658, New Amsterdam’s Dutch Council had already limited when and from where oysters could be gathered because of over-harvesting. As early as 1704, residents of Rockaway attempted to regulate oystering in their waters to locals only. New Yorkers made a lot of mistakes with oystering - for example, it took a remarkably long time to figure out that the best thing to do with oyster shells is to dump them back onto oyster beds. Previously they had been burned, placed in piles, or turned into mortar paste to aid NY’s building boom. Trinity Church is an example of a building built with oyster-shell mortar paste.

Oyster shells Burdened by over-harvesting, sewage pollution, and landfill—Manhattan added over 60 acres to its land area with landfill—the oysters of New York harbor were not on a sustainable track. In 1927, the last of the New York oyster beds was closed, primarily because of toxicity. Following that year, “New Yorkers continued to eat oysters, though not as many, and oyster bars remained popular, though not on the same scale. New ones opened all the time, like the Oyster Bar in Grand Central Terminal that debuted in 1913. But they weren’t serving local oysters.” 2 New York was no longer an oyster capital.

New York’s oysters were too polluted to eat by 1927, and pollution only increased in subsequent years. It was not until after 1972’s Clean Water Act that any improvements were seen, but the oysters are still not edible almost 40 years after the passage of that act. Dredging stirs up centuries worth of pollution lying thickly upon the harbor floor. But one thing is certain, replacing the oyster beds will only help aid the rehabilitation of the harbor. Though the oysters can do nothing about harmful PCBs and heavy metals (which is why we still shouldn’t eat them), they can quickly cleanse organic wastes from the water. Major efforts to restore New York’s oyster population are underway.


Cooking a New York Roast

Tiempo de preparación:ꀰ minutes. Para 8 porciones

  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada de sal kosher
  • 1 tablespoon coarse black pepper
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 New York Strip Loin
  • Preheat oven to 450 degrees F
  • Dry the meat with paper toweling and rub the garlic over the roast
  • Rub the roast with the olive oil
  • Salt and pepper all over, pressing the salt and pepper with your hands so it adheres to the meat
  • Allow the roast to stand at room temperature for one hour
  • Set the roast on a rack in a roasting pan (fat side up) and put into a 450 degree F preheated oven for 15 minutes (be sure oven is preheated)

          򠄠-125 degrees F for rare (about 30 minutes)

          򠄥-130 degrees F for medium-rare (35-40 minutes)

          򠄵-140 degrees F for medium (about 40-50 minutes)

  • Remove the roast from the oven when the desired temperature is achieved and please remember, the roast will continue to cook for a short time after it is removed from the oven.
  • Tent the roast loosely and let stand 15-20 minutes before slicing
  • Slice the roast into steaks using a very sharp carving knife

I removed the roast when the meat thermometer read 135 degrees F. The roast went up to 140 degrees F while” standing.”

Enjoy your New York Roast and the company of those you share it with!

¿Sabías? New York Steak, New York Strip, Delmonico Steak, Kansas City Steak, Kansas City Strip, shell steak, sirloin club steak, strip steak are all different steaks, but each steak is referred to by each of these names in different regions. The names depend on where you live.


He also takes on the NYC street-food favorite sausage and pepper hero (photo at top of page). Mercifully, his take is expressly designed to avoid the digestive distress that can follow eating a real one from the steel food cart on the corner. His go-to technique uses a combo of sweet and hot Italian sausages.

Bourdain calls his simple method for making shellfish stock a “transformative” staple that couldn’t be easier to learn, despite sounding like an advanced part of your arsenal of basics. All you have to do to make it is save and freeze shells/heads/abdomens in a large zip-top bag the next time you make a shellfish dinner — shrimp, lobster or crab. There’s your excuse to make a shellfish dinner right there, and the stock makes superior soup, risotto and anything else that needs a bit of the sea. He’s also got octopus stock in here, but we’re probably not the only home cook who doesn’t save octopus trimmings.


How this New Yorker is fighting Amazon and saving independent bookstores

In 1960, the year the New York International Antiquarian Book Fair began, Harper Lee came out with “To Kill a Mockingbird.”

Today, an inscribed first edition of that book sells for $50,000 — and what used to be an industry swap meet is now a globally recognized institution. This weekend, the 60th annual fair will fill the Park Avenue Armory at 643 Park Ave. with 212 dealers of rare manuscripts, maps, ephemera and much more.

“When I took over the fair 30 years ago, [it] was being run by the dealers — and you never let book dealers run a show!” says Sanford Smith, 80, an art and antique show promoter and the fair’s owner. “I didn’t know anything about rare books. But I fell in love with them. "

The 55,000-square-foot fair can be overwhelming for the casual bibliophile, but Smith has some suggestions.

“The big trend this year is books by women and black authors,” he says. “The great Harlem Renaissance — both the art and written word from that period — are considered very important historically and are doing very well.”

Among the quirkier items at the fair this year are a complete set of blueprints of the original World Trade Center towers and a first edition of Danish philosopher Kierkegaard’s “The Lily of the Field and the Bird of the Air” that orbited the earth aboard the International Space Station.

“You can buy great books from $26 to $1 million,” Smith says of the fair, which runs through Sunday (admission is $25).

Then again, rare books are nothing new in New York. Here are a few of our favorite spots.


Please could someone tell me where in the city I can find the.

Driver with MB car will take you to your vacation destinations. Hamptons, Montauk, Jersey Shore , Upstate, Pa. etc. Shopping trips made easy. Fully vaccinated. Call Bob 516 316 8882.

Greendale, WI | Neighbor Post | 14h

Love to hear your opinion:

Term insurance is cheaper than whole life Ins.

Life is full of events. Birth, ready for school, college, getting married, buying a home. Marriage, all the way up-to thinking of leaving a legacy for the grand kids.

We can help you ensure your transition is smooth.

Switching job, help with 401K

New York City, NY | Neighbor Post | 1d

New York City, NY | Neighbor Post | 1d

Wife & I (& several others) saw what resembled a smooth cylindrical metallic &ldquocigar tube&rdquo, perhaps 150 ft long with no wings & no tail flying slowly, silently over our Catskills lake at maybe 2,500 ft! 🤔

New York City, NY | Neighbor Post | 2d
New York City, NY | Neighbor Post | 3d

For all fellow pet owners: here is a good guide on renting with a pet in New York City, prepared by PropertyNest: how https://www.propertynest.com/blog/rent/apartment-renting-pet-new-york-complete-guide/

New York City, NY | Neighbor Post | 4d

If you use howl please join the "Food trucks of NYC" group and add your favorite food trucks. That way people can find the food trucks super easily when they're out through the map. I'm always looking for a food truck so I started this group to make it easy for everyone. I'll put the link here for the group. https://app.howl.com/dHUGC1nvMG7bNRWE6

New York City, NY | Neighbor Post | 4d

USPS is up to old tricks again. in lower harlem. asked for a pick up, never came and USPS closed ticket stating picked up. Impossible to reach agent over phone, and local offices must keep phones off hook. package is in virtual closet, remote change carrier will even come up to apt for pick up (another story) and worried it will be stolen -created another ticket..ugh..-so many issues there --comments welcome..

New York City, NY | Neighbor Post | 5d

As the 2021 School year closes,i'd love to know how successful our graduating H.S. students are in achieving scholarships and acceptance to Colleges. NOT NYC or NYS schools.I know the NYS board of education will likely give some kind of compassion. However,on a National level,with many states not closing schools,the competition would seem to favor those schools that did not close.Ny students ,basically lost at least a year(public schools mostly).Yes,I understand there were classes online,but I also know,online schooling did not give our students an education equal in in class learning.

Bayside-Douglaston, NY | Local News Tip | 16 de mayo

New Bellcourt Civic Association Elects First Slate of Officers

At the organizational meeting of the new Bellcourt Civic Association, held on May 13, 2021, the initial slate of officers was elected to begin official operations. The group, which has been meeting informally for several years, will conduct business as a nonprofit civic association representing the Bellcourt section of Bayside, Queens.

&ldquoWe&rsquove been talking about the best ways to protect Bellcourt for a long time,&rdquo said Roseann Henry, who was elected president of the new civic association. &ldquoPeople are attracted to this neighborhood for its architectural charm, walkability, and strong sense of community, and we are committed to preserving all of those. The overbuilding that threatens our neighborhood needs to be brought under control, and our local zoning laws enforced, to prevent Bellcourt from losing the appeal that makes it a such a wonderful place to live and raise families.&rdquo

Also at the organizational meeting, Paul DiBenedetto was elected vice president, Dolores Stimitz secretary, and Barbara Delfyett Hester treasurer. All are long-time homeowners in the area, with the Delfyett family going back seven generations here. The meeting also established committees that will monitor zoning and legal issues, recruit additional members, and finalize the organization&rsquos bylaws.

The Bellcourt neighborhood was developed at the dawn of the twentieth century after the Bell family (for whom Bell Boulevard is named) sold the last of its farmland to the Rickert-Finlay Company, which also developed other northeastern Queens neighborhoods, including Broadway Flushing and Douglas Manor. Bellcourt, which extends from what is now Bell Blvd to 204th Street and from 35th Avenue to 39th Avenue, became home to a charming mix of Dutch colonial, center-hall colonial, Tudor, ranch, and other classic homes. The Rickert-Finlay deed restrictions established lot sizes and building parameters to keep the neighborhood forever protected against overdevelopment.

Bellcourt remained a popular neighborhood for families throughout the twentieth century, but as the homes aged they became vulnerable to tear-downs instead of renovation, often replaced with homes out of keeping with the local character. In 2005, local residents succeeded in establishing a new R2A zoning category for Bellcourt to stop the overbuilding that threatened the charm of the development. The single-family R2A designation limits the height, footprint, and overall living space of residences in Bellcourt.

&ldquoUnfortunately, some bad actors have gotten away with violating R2A,&rdquo said Henry. &ldquoThere are buildings that are clearly too tall, have more than one living unit, or are too large overall for Bellcourt. Once they are built, it&rsquos impossible to get them modified or removed. With the formation of this civic association, we will be able to keep local eyes on any pending renovations and new construction and stop violations before they get past the point of no return.&rdquo


Paris Baguette

Paris Baguette sells an ever-changing selection of excellent and reasonably priced baked goods. Their small, sweet canelés offer a compelling value in Manhattan at $2.25. Similar to Breads Bakery, this canelé has a dense, sweet, almost pudding-like custard. Real vanilla beans provide ample flavor. The crust is not as crispy as some may prefer, but the satisfying custard earns it a spot on this list.

Now with five locations and multiple bakings throughout the day, this is definitely New York's most accessible canelé. ($2.25. Silicone molds.)

Paris Baguette


Most Read

Some dishes inevitably overreach. One misstep came at the expense of a beautiful arctic char that would have been better paired with a glass of Champagne than adrift in a sea of it - cloying strawberries bobbing amid the bubbles. A riff on an Israeli salad, consisting of diced cucumbers, tomatoes and tahini sauce, overpowered delicate bits of yellowtail. And tender strands of filet mignon caved under an overwhelming dollop of chimichurri aioli, pickles and manchego cheese.

Still, the successes far outweigh the failures: Citrusy ringlets of calamari are strewn with Shanghai shoots, chorizo teases out the succulence of wild king salmon, and nuggets of rock shrimp are lifted by a lemony tempura batter.

How many ways can you ceviche a fish? Todd Mitgang has conceived quite a few. Crave heralds both a new breed of chef and an exciting genre in what remains relatively uncharted territory.